Un día en el Prater de Viena

Vistas del Prater de Viena

El Prater de Viena no es sólo un parque de atracciones. Es un inmenso espacio verde donde pasar un día inolvidable para toda la familia.

Diversión, emociones fuertes, deportes, gastronomía, juegos y un toque de nostalgia en forma de antiguas atracciones que aún se conservan, de entre las que, sin duda, la famosa noria gigante es la estrella. Es de finales del siglo XIX y en sus vagones de la época (no son los originales) disfrutaréis de un particular viaje al pasado mientras contempláis parte de la ciudad a vuestros pies.
El parque ofrece más de 250 atracciones para todos los gustos y edades. Una buena idea para haceros una idea de todo lo que os espera es dar un paseo en el tren Liliput, que recorre las principales zonas y señala las atracciones más espectaculares, algunas muy tranquilas y otras  que requieren cierto “valor”. La montaña rusa, el tiovivo gigante en el que las sillas voladoras alcanzan los 117 metros de altura, el turbo Boost o el impresionante simulador de vuelos (para “pilotar” tu propio Airbus) son algunas de las que más llaman la atención. Tampoco faltan propuestas para los más tranquilos, el antiguo tren fantasma, el circuito de Kars, el laberinto… hay tantas, que en un día resultaría difícil subir a todas ellas.

Pero además, el Prater de Viena es un lugar de lo más agradable para pasear por tranquilos senderos, tumbarte y descansar en su apetecible hierba, hacer algo de deporte en alguno de sus circuitos o dar una vuelta en lancha en la zona acuática. Tienes, también, áreas dedicadas a los más pequeños repletas de columpios, castillos hinchables y mil artilugios para que lo pasen genial.  
No hay que olvidar su estupenda oferta gastronómica: kioskos donde saborear una deliciosa salchicha, bares, restaurantes, cafés… el parque cuenta con todos los servicios que pudierais necesitar.

Horario, precio

El Práter abre diariamente de 10:00 a 24:00. En realidad no cierra porque el recinto es accesible, lo que cierra son las atracciones. Está a pleno funcionamiento desde el 15 de marzo al 15 de octubre. No hay una entrada general que valga para todo (tipo pulsera). Cada atracción se paga de forma individual (sí hay tickets combinados). Como ejemplo, dar una vuelta  en la noria gigante, igual que hizo “El tercer hombre” cuesta 9€ para los adultos y 4 € para los niños.

Cómo llegar al Prater de Viena

Podéis llegar en:
- Metro: líneas U1 y U2
- Tranvía: línea 5
- Autobús: 80 A
Todos te dejarán prácticamente en la puerta. Parada o estación Praterstern. 

Foto: Marvin (PA)







No hay comentarios: